martes, 26 de julio de 2016

Diy para Regalar al Profe reciclando Bolsas de papel y Botes de Pringles.

Se acabaron las clases en el cole eso quiere decir que ¡Llega el verano!. La estación del año más querida por los niños/as ya que se siente libres, no hay que leer, ni escribir ni estudiar.

Y como cada final de curso queremos agradecer todo el esfuerzo que hacen los profes en la educación de los más pequeños.

diy regalo profe

En mi niñez lo que más abundaba era regalarle al maestro/a una planta, creo ya tendrían un jardín botánico en casa. :)

En los talleres de manualidades que imparto en Escuelas de Verano tengo en el aula aproximadamente a veinte niños/as y créeme que no es tan fácil que todos vayan al mismo ritmo. Es el momento en el que pienso en los profesores/as, ¡la paciencia que hay que tener!.

Por todo lo que hacen los educadores se merecen lo mejor y las niñas hicieron para su tutor/a algo muy especial y hecho por ellas mismas.

Digamos que hice un mezcla de ideas para que el regalo fuera completito el cual detallo y comparto contigo los sitios desde donde descargué las plantillas.

1.- La bolsa de papel

reciclar bolsa papel

Guardo todas las bolsas de papel que me dan cuando voy de tiendas. Para ocultar la publicidad que viene en cada una de ellas, colorearon y pegaron un gato que ya tenía de otro taller y troquelaron círculos para terminar de decorarlas.

2.- Botes de papas Pringles

reciclar bote papaas pringles

Muy de vez en cuando aparecen por arte de magia las Pringles tan adictivas, que como empieces por una al final te comes todo el bote, por eso compro los más pequeños. ;)

Para dejarlos lindísimos en el blog de Hola Mamá descargué la plantilla a su justa medida.

3.- Conejo y Mono para colorear

manualidades niños

Desde el mundo infantil de Clara puedes imprimir tanto el conejo como el mono para que sujete el bote donde va a ir la lámina para el profe.

4.- Lámina para darle las gracias al Profe

lámina para profe

La idea de pintar con los dedos es lo que le chiflan a las pequeñas. Con sus deditos llenos de témpera sellaron la lámina.

Fueron cuatro horas intensas y a toda máquina para terminarlo a tiempo. Solo queda ¡disfrutar del verano!

Hasta pronto... nos veremos por aquí. :)




No hay comentarios:

Publicar un comentario